Blog de Actualidad

SERIE A TIM - JORNADA 38: LAZIO VS INTER (2-3)

La Lazio no podrá volver a la Champions League diez años después y tendrá que conformarse con partir la próxima campaña desde la fase de grupos de la Europa League. El equipo de Inzaghi cayó ante el Inter, su inmediato perseguidor, y, con los mismo puntos que los de Spalleti, queda fuera de la máxima competición continental por perder en el global de los goles encajados entre la ida (0-0) y la vuelta (2-3). Las cosas comenzaron bien en los primeros minutos con el disparo de Marusic que rebotó en el rostro de Perisic. El Inter empató con un gol legal de D'Ambrosio y poco antes del descanso Felipe Anderson puso el marcador a favor. Tras este, todo ocurrió en tres minutos a doce del final, donde Icardi empató desde los once metros tras un penalti de De De Vrij, Lulic fue expulsado y Vecino cabeceó el gol final.

No hubo sorpresas en el XI inicial de Inzaghi teniendo en cuenta las circunstancias. Parolo y Luis Alberto no fueron convocados al no llegar a tiempo de recuperarse de sus lesiones, pero sí lo hicieron Immobile y Radu, que fueron titulares. El técnico celeste, finalmente, confió en la palabra de De Vrij al querer jugar tras la presión psicológica que todos sabemos. El adelanto local llegó a los nueve minutos de juego, en un disparo frontal de Marusic que rebotó en el rostro de Perisic y despitó a Handanovic. En el minuto 25, Milinkovic a punto estuvo de firmar el 2-0 tras estrellar el balón en el poste tras un libre directo. A la media hora de juego, D'Ambrosio empató el encuentro al meter el pie en un barullo casi en linea de porteria. Su golpeo impactó en la cara de Strakosha y pudo ser falta, pero el árbitro acertó en darlo por legal al no tener el arquero albanés el balón en las manos. La Lazio reaccionó bien tras el gol y siguió sin perderle la cara al encuentro, encontrando el 2-1 en el minuto 41 en un contragolpe que Felipe Anderson definió como acostumbra; en velocidad. Rocchi indicaba el camino a vestuarios con el objetivo en camino.

Gracias al 'Sold out' el Olimpico di Roma tuvo esta preciosa estampa. Photo: sslazio.it

Tras el descanso y sin cambios, en los primeros treinta minutos de juego tuvo lugar un tira y afloja entre los dos equipos que mantuvo las cosas a raya. Lo único destacado fue una mano involuntaria de Milinkovic, en el minuto 73 venida de un rebote, en la que Rocchi señaló penalti inicialmente y después rectifico tras consultar al VAR. El Inter acusó el gol antes del descanso, andaba nervioso por estar obligado a anotar dos goles y la Lazio mantenía el control, pero el partido mutó incomprensiblemente, otra vez, al de Austria en el último cuarto de hora, que comenzó con las sustituciones de Immobile y Radu por Lukaku y Bastos. inzaghi puso a Felipe Anderson en la punta y juntó a Milinkovic y Lulic tras él brasileño. Poco después, De Vrij, sí, tenía que ser De Vrij, cometió penalti indiscutible sobre Icardi (obviamente no es casuaildad, que cada uno saque sus conclusiones). El argentino no falló desde los once metros. El empate le valía a la Lazio, pero Lulic recibió la segunda amarilla un minuto después y por tanto fue expulsado en una entrada sobre Brozovic. Antes había recibido la primera en el primer tiempo de manera muy dudosa sobre Cancelo. El partido se desniveló. Dos minutos después, en el 81', un córner botado por Brozovic fue cabeceado por Vecino y llevaba la locura a todos los interistas. Todo ocurrió en apenas tres minutos, un calco del encuentro de Salzburgo donde todo estaba de cara y en el que equipo da un vuelco psicológico que lo hunde con una cadena de acciones en contra. Los minutos finales fueron bien administrados por los interistas, que no les fue complicado afrontar ante una Lazio en shock y angustiada, razon por la que Patric fue expulsado desde el banquillo. Debacle para una afición que había llenado el Olímpico de ilusión.

La temporada 2017/2018 del equipo se recordará por haber luchado hasta el final como no se recuerda en años, con la gente orgullosa de su equipo, pero tirando por la borda todo el trabajo del año en dos partidos, en únicamente dos partidos; Salzburgo e Inter. Idénticos encuentros, idéntico final. El verano hablará.