Blog de Actualidad

SERIE A TIM - JORNADA 33: FIORENTINA VS LAZIO (3-4)

Impresionante partido vivido en el Artemio Franchi de Florencia. Lo tuvo todo; tensión, goles, expulsiones, emoción, polémica, discusiones, etc. La Lazio consigue una victoria importantísima que le permite aferrarse en los puestos Champions una jornada más, debido además a las también victorias de Inter y Roma. Sportiello en los locales y Murgia en los visitantes, expulsados de manera directa en los primeros 15 minutos. A la media hora, la Fiore ganaba 2-0 con un doblete de Veretout, pero Luis Alberto y Cáceres hicieron el 2-2 antes del descanso. Simone Inzaghi fue expulsado por reclamar un penalti. Tras la reanudación, Veretout anotó el hat-trick. El colegiado, gran protagonista, le negó a Immobile otro penalti por acertado fuera de juego previo, antes de que Felipe Anderson pusiera el empate a tres y Luis Alberto lo rompiera haciendo el gol que hacía su doblete. Strakosha, con los cambios agotados, acabó el encuentro lesionado. Al término del partido, algunos casi llegaron a las manos.

Simone Inzaghi, que cumplía hoy 100 partidos como técnico del primer equipo, puso sobre el verde de Florencia un XI con rotaciones debido a la todavía reciente carga física del derbi y a que el domingo vuelve a haber jornada. Por ello, Lukaku, Marusic, Murgia y Luis Alberto fueron titulares, mientras que Felipe Anderson, Lulic y Parolo empezaron en el banco.

A los siete minutos de juego, Sportiello blocó con las manos fuera del area un balón ante Immobile. El colegiado Damato no lo dudó y le sacó roja directa. Pioli tuvo que quitar a Eysseric por el portero suplente Dragowski. Siete minutos después, un córner a favor de los de Inzaghi no puso en problemas al arquero polaco, que sacó rápidamente sobre Chiesa y, en el forcejeo con Murgia, los dos fueron al suelo. Era el último defensor ante Strakosha, razón por la que Damato expulsó de manera directa al jóven Biancoceleste. La jugada es un forcejeo y no deja claro quién hace falta sobre quien. Lo cierto es que se llevaban 15 minutos de juego y ya había dos expulsados. De la falta sobre dicha acción nació el 1-0, que Veretout transformó de libre directo. Inzaghi, tras esto, se la jugó y quitó a un defensor, De Vrij, y no se dio por vencido, sacando a Felipe Anderson. El equilibrio se ajustó durante algunos minutos, pero la Fiorentina empezó a decantarlo a su favor a la media hora de juego al transformar Veretout un dudosísimo penalti de Luiz Felipe sobre Biraghi. No se reclamó el VAR, aunque fue poco protestado. La Lazio no bajó los branzos, y en el minuto 35 Lucas Leiva reclamó penalti por el que Inzaghi protestó y fue expulsado por Damato, despidiéndose de él dándole la mano. El colegiado, ahora sí, consultó al VAR y sólo dio córner. Cuatro minutos después, Luis Albertó recortó distancias en un libre directo cerca del area y en el añadido Cáceres puso el empate al cabecear un córner (primer gol liguero del uruguayo). No sin ayuda de Dragowski, que se le escurrió el balón. El descanso llegaba con mil historias ocurridas en tan solo 45 minutos.

Tras un parón por lesión el uruguayo Marin Caceres marca en su vuelta. Photo: sslazio.it

Tras la reanudación, apenas hubo ocasiones cuando un error de entrega de Lucas Leiva en el minuto 55 dejó que Veretout pudiera recortar en el area y anotar el hat trick. El partido estaba muy lejos de estar decidido y cinco minutos después, Damato señalaba penalti sobre Immobile. Cuando todo estaba preparado para el lanzamiento a pesar de que seguía habiendo protestas violas, el colegiado fue avisado por el pinganillo que previamente había fuera de juego del delantero napolitano. Damato estaba en lo cierto, aunque fastidiara la decisión. Simeone, muy activo, lo intentó ante Strakosha antes de que Felipe Anderson pusiera el empate a tres en la jugada posterior, en un gran disparo cruzado al palo izquierdo. La Lazio no había dicho su última palabra y lo estaba demostrando en un partido loco. Poco después, los banquillos volvían a moverse; primero el viola, donde Pioli quitó a Simeone por Falcinelli y después Peruzzi (que se había hecho cargo de la dirección del equipo), quitando a Lukaku y sacando a Lulic. Tras los cambios, una gran jugada en el minuto 73 entre Luis Alberto y Marusic acabó con el español rompiendo el empate con el marcador final de 3-4, llevando la locura a los 1.500 laziales desplazados y situados en ese mismo fondo. Se valora muy poco el trabajo del montenegrino en este equipo, volviendo a hacer hoy otro gran encuentro.

Pioli intentó seguir aumentando fuerzas sacando a Saponara por Gil Dias, pero la Lazio gestionó perfectamente los minutos finales ante el asalto viola, en los que Peruzzi agotó los cambios quitando a un descontento y visiblemente enfadado Immobile por Caicedo para aguantar el balón. Strakosha acabó con una aparente lesión muscular los últimos minutos, en los que incluso Luiz Felipe tuvo que realizar algún saque. No había más cambios y el arquero tuvo que aguantar. Al término del encuentro, con el equipo festejando la importante victoria, Pioli recriminó a Milinkovic su exultante celebración, a la que se unió mas gente habiendo un amago de tangana. Damato intervino invitando al técnico a enfilar vestuarios mientras que los Biancocelestes se dirigían a agredecer el apoyo de sus felices hinchas. Todo el mundo habló en el post-partido de una Lazio con corazón y coraje, luchando contra todo y contra todos. No solo hoy, sino en gran parte de la temporada. Los de Inzaghi afrontan el final de liga sabiendo que que quedan tres encuentros en casa (Sampdoria, este domingo a las 15:00, Atalanta e Inter, que se antoja decisivo) y dos a domicilio (Torino y Crotone), en la lucha por el sueño europeo.