Blog de Actualidad

SERIE A TIM - JORNADA 32: LAZIO VS ROMA (0-0)

El Derbi de Roma acabó en nulo, osea, en empate sin goles. Es la primera vez en cinco años que el derbi acaba en empate a cero, y la verdad es que fue un resultado justo. Dos palabras definieron el partido; fatiga, y coraje. Fatiga por el gran esfuerzo que realizaron los dos conjuntos después de una intensa semana europea. Y coraje, porque ninguno lo dio por perdido hasta el mismísimo pitido final de Mazzoleni. Radu fue expulsado por doble amarilla cuando aún quedaban por jugarse diez minutos en los que la Roma tuvo casi el control total del juego. Tres claras ocasiones consecutivas de la Roma pudieron darle el triunfo rozando el añadido, pero Strakosha y el travesaño lo evitaron. Milinkovic rozó la posible locura cuando Mazzoleni tenía el silbato en la boca.

Una vez confirmados los XI, supimos que Inzaghi se decantó como novedad por la titularidad de Felipe Anderson para acompañar a Immobile, lo que sacrificaba a Luis Alberto a ser relegado al banco. El resto, los mismos diez que salieron en Austria. Di Francesco dispuso también el mismo modelo y misma formación que enfrentó al Barcelona, a excepción de Bruno Peres en el puesto de Florenzi. La Lazio comenzó mucho mejor y con mejor ritmo, a pesar de la más reciente carga física, aunque la Roma pudo disfrutar de dos días mas de descanso. En el minuto 7 tuvo lugar la primera clara ocasión para los de Inzaghi; Juan Jesus y Kolarov interceptan a Immobile, la pelota queda muerta sobre el area y Parolo, que llega en carrera, enganchó un gran disparo que salió por el palo alto. Los Biancocelestes pudieron disponer de muchos acercamientos peligrosos debido a la defensa adelantada Giallorossa, pero se toparon con la consecuencia; los de Inzaghi sufrieron hasta cinco fueras de juego en los 15 primeros minutos.

El juego se atascó en el centro del campo, donde los dos equipos intentaron encontrar hueco en la defensa con pases cortos. Por esto, la siguiente ocasión clara sería Giallorossa, pero ya en el 36, donde Nainggolan sirvió un pase tremendo sobre Bruno Peres que pilló la espalda a Radu. El brasileño estrelló el balón en el poste en la ocasión más clara de la Roma en un primer tiempo complicado por la dificultad de generar juego. Mazzoleni, a pesar de ello, amonestó a Luis Felipe, Leiva y Radu en los de Inzaghi y a Juan Jesus en los de Di Francesco.

Ciro Immobile no pudo marcar ante el eterno rival. Photo: sslazio.it

Tras el descanso, la tónica siguió en la misma linea que la primera; la Lazio jugaba y la Roma intentaba salir al contragolpe. En el 55', Di Francesco realizó su primer cambio, sustituyendo a un desafortunado Schick por Under. Dos minutos después, un disparo escorado desde la derecha de Dzeko acababa en la pista olímpica. Inzaghi respondió realizando sus dos primeros cambios; retiró a un Felipe Anderson con poca suerte por Luis Alberto y a Lulic por Lukaku. La primera gran ocasión laziale llegó en el 64', en un precioso pase picado de Milinkovic sobre Immobile, pero que el napolitano definió sin fortuna. Con 15 minutos para el final, Manolas se retiró con molestias para dejar paso a Florenzi en el último cambio romanista. Tras el cambio, Under intentó el gol con un disparo lejano, pero no encontró portería. Así se llegó a los diez minutos finales, que fueron claves y que comenzaron con la segunda amarilla sobre Radu en una acción de tarjeta justa sobre Under. La Lazio quedaba con 10 e Inzaghi tuvo que actuar rápidamente agotando su último cambio quitando a un desencantado Immobile por Bastos para apuntalar la defensa y resignarse a dar por bueno el punto. Di Francesco también movió ficha y agotó sus cambios sacando a El Sharaawy por Bruno Peres buscando la victoria.

La inercia del juego cambió totalmente y la Roma asumió el control del partido, yendo totalmente a por los tres puntos, dejando a la Lazio en pos de Luis Alberto en ataque y a alguna idea de Milinkovic. Y así ocurrió en el 83' en un contragolpe del serbio en el que Leiva sirvió con el pecho a Marusic en el area y que el montenegrino no definió bien ante la obstaculización de El Sharaawy, que mandó el balón a córner. En el 90', el cabezazo de Dzeko se topó con Strakosha y un minuto después, ya en los tres de añadido, el bosnio se topó esta vez con el palo alto en otro cabezazo. En la jugada posterior su disparo se fue cerca del palo derecho de Strakosha. La Roma veía desperdiciadas tres ocasiones clarísimas de gol en apenas dos minutos, que hicieron recordar a la hinchada celeste los fantasmas de Austria. Con Mazzoleni a punto de pitar el final y con el tiempo ya cumplido, Milinkovic sorprendió a Allison con un disparo desde el centro del campo que pilló al arquero brasileño demasiado adelantado y que rozó el gol del año, pero todo acabó como empezó.

El resultado deja las cosas como están, aunque no del todo; antes del derbi, la Lazio era tercera y la Roma cuarta. Ahora, a pesar de que los dos se mantienen los mismos puntos (61), la Roma se sitúa tercera al tener el golaveraje entre ellos ganado debido a su victoria en el derbi de ida. La Lazio afrontará el miércoles su próximo comprimoso, una complicadísima salida a Florencia (20:45), mientras que el segundo equipo de la capital recibirá al Genoa. Tras esta próxima jornada, la Lazio, por suerte o por desgracia, disputará el tramo final de liga a partido por semana, lo que supone llegar con las piernas mas descansadas para conseguir el ansiado y único objetivo que se marcó en agosto; clasificar para Liga de Campeones.