Blog de Actualidad

SERIE A TIM - JORNADA 24: NAPOLI VS LAZIO (4-1)

La Lazio cayó en San Paolo y sigue atravesando ese bache del que le parece complicado salir. Es la tercera derrota consecutiva en liga, tras las cosechadas ante Genoa y Milan. El equipo, que ahora mismo es tercero, puede caer a la quinta plaza viendo perdida la ventaja de puntos conseguida hace tan solo unas jornadas si Inter y Roma ganan sus compromisos ligueros del domingo. De Vrij se las prometía muy felices poniendo el 0-1 demasiado temprano, pero Callejón empató al filo del descanso. En el desastroso segundo tiempo, Wallace siguió homenajeando sus errores en cada partido que disputa, mientras que Zielinski y Mertens redondearon el show de un lider que no pierde la puja del título con la Juventus, y eso que llegaban con bajas importantes.

Simone Inzaghi viajó al Sur con la única baja importante de Felipe Anderson, que no fue convocado por decisión del técnico Biancoceleste como medida disciplinaria debido a la acalorada discusión que parece ser que tuvieron los dos en el vestuario tras la derrota ante el Genoa, en la que incluso Leiva, uno de los capitanes, tuvo que intervenir para separarlos y quedarse a cargo de la regañina a su compatriota. Todos los demás estaban disponibles e Inzaghi fue con todo en San Paolo, recuperando además a Milinkovic de la sanción. En el minuto tres ya se las prometían muy felices; Immobile cuelga un balón al área, Wallace quiere cabecear y De Vrij meter el pie, pero parece que es el holandés el que lo consigue, despistando a Reina y adelantando a los visitantes. Es el cuarto gol de la temporada para el defensa.

El Napoli pareció estar aturdido por el tempranero gol, pero nada más lejos de la realidad; con calma, seguridad y un poco de suerte fue marcando la diferencia poco a poco. En el minuto 22, un balón al pie de Hamsik sobre Insigne en el borde derecho del área salió rozando el palo izquierdo de Strakosha. Tácticamente, Milinkovic se ocupó bien de anular las iniciativas de Jorginho, dejando a Hysaj las transiciones, que generaban menos peligro. La presión de los Partenopeos comenzó a hacer brecha en los visitantes, un hecho favorable que encontrarían rozando el descanso; en el minuto 43, un impecable centro al área de Jorginho sobre Callejón pilló a todos de sorpresa. El español se plantó solo ante Strakosha y no perdonó, mientras Radu se preguntaba quién se encargaba de su marca. Un minuto después, Sarri era expulsado por pedir roja a Milinkovic en una acción sobre Callejón, por la cual el serbio solo recibió amarilla.

Milinkovic dejó destellos de su calidad en el San Paolo. Photo: sslazio.it

En el segundo tiempo, el Napoli quería seguir en la pelea por el título y salió enchufadísimo frente a una Lazio aún en grogi por el gol recibido. En el 49', Insigne volvió a rozar el gol en una acción escorada a la izquierda, donde el balón salió rozando el palo izquierdo pese a la oposición de ángulo de Wallace. Pero en el 53', el Napoli no falló. Mejor dicho, fue Wallace el que sí falló. Los Partenopeos convirtieron el partido en un terreno en el que sólo estaban ellos y su búsqueda del gol; un centro al área de Callejón era desviado por el defensa brasileño, que metía el balón violentamente en las redes sin dar tiempo a reacción a nadie. Quizás esa sea su excusa, también, la violencia con la que iba el balón, pero Wallace se está convirtiendo en un defensa que es incapaz de salir a error por partido, casi igual que Bastos. Inzaghi debe tomar nota y apostar de una vez por todas por el tridente Basta-De Vrij-Radu, o al menos probarlo. Dos minutos después, con la Lazio en shock, el Napoli aprovechó para dar la estacada final en un impecable contragolpe que nadie fue capaz de parar. La jugada acabó con un inofensivo disparo de Mario Rui desde 25 metros. El balón hace un extraño, roza sin querer en Zielinski y pilla descolocado a Strakosha.

Tras esto, Inzaghi intentó recomponer a toda prisa el desastre, dando entrada a la vez a Lukaku y Caicedo por Lulic y Luis Alberto, respectivamente, y unos minutos después a Nani por Leiva, pasando a un 3-4-3. El Napoli, sin embargo, no decayó su impresionante condición física y quiso hacer sangre. En el minuto 72, un exquisito pase de Zielinski entre dos defensores puso el balón sobre Mertens casi en los morros de Strakosha. El delantero belga solo tuvo que tocarla suavemente para que el balón entrase en las redes como más duele; poco a poco. Como cuando te clavan un cuchillo a velocidad de tortuga. De Vrij no se lo creía, un 4-1; el mismo resultado que en la primera vuelta, e incluso el gol Biancoceleste también lo hizo él. Muchas casualidades. Los últimos minutos fueron historia.

Inzaghi reconoció en el análisis que hicieron una "segunda parte inaceptable". Argumentó que en otras ocasiones han tenido una "reacción cuando nos hundíamos, incluso contra equipos importantes, pero hoy no ha sido el caso". Asumió la derrota, la calificó como "justa" e instó a analizar en dónde estuvieron los errores. Y deben analizarse y corregirse ya, porque no parece un momento de alarma, ni debe serlo. El equipo sigue en la pelea, no juega mal y los duelos directos ante los rivales en la carrera por la Champions (Inter y Roma) todavía están por venir y serán en el Olímpico (en el Derbi, la Lazio será local), además de recibir todavía a la Juventus. Ahora deben corregirse los errores, seguir adelante y pensar ya mismo en uno de los claros objetivos de la temporada; llegar lo más lejos posible en Europa League. Porque Europa vuelve, y la Lazio viaja a Rumanía el próximo jueves 15 para la ida de los dieciseisavos de final ante el Steaua de Bucarest a las 21:05. El próximo compromiso liguero será al lunes siguiente, día 19, recibiendo al Verona a las 20:45. La vida sigue.