Blog de Actualidad

SERIE A TIM - JORNADA 23: LAZIO VS GENOA (1-2)

En el último partido de la jornada, disputado en lunes, por motivos de calendario. El conjunto biancoceleste se enfrentaba antes una oportunidad para seguir sumando y asentarse en puestos champions. El partido y el rival que se esperaba en el Olimpico eran más que conocidos, un ex como Ballardini (técnico) y Pandev (delantero) iban a dar mucha ‘guerra’ al conjunto biancoceleste.

Partido a la ‘italiana’ en donde la posesión se concentraba en manos locales, siempre por encima del 60%. El balón no le duraba nada al conjunto genovés, pero la Lazio no terminaba de concretar ese dominio y no se registraron muchas ocasiones de los de Inzaghi.

Entre intentos y contraataques la primera parte se fue tal y como se empezó, cero a cero, y sin mucho más que contar que dominio aplastante de la Lazio pero un partido muy táctico.

En su vuelta al Olimpico di Roma Goran Pandev realizó un gol que enfadó a todos. Photo: sslazio.it

La segunda parte tenía la misma pinta hasta que el Genoa aprovecha un error defensivo, y quien mejor que un ex con un pasado un poco doloroso. Goran Pandev puso a los suyos por delante y no solo eso, sino que parecía que iba a ser hasta el resultado final tal y como estaba transcurriendo el partido. El primero, si se lograba marcar, iba a ser el vencedor.

A partir de ese momento el partido cambió por completo y el Genoa sin mievo se iba arriba con facilidad, lógicamente aprovechaba las subidas constantes de la Lazio, primero por empatar el partido y luego por ganarlo. Marco Parolo consiguió desviar un tiro y poner el empate rápidamente pero eso fue un espejismo ya que Diego Laxalt primero tras aprovecharse de una mano (gol anulado) como en el descuento (92’) supo aprovechar errores defensivos.

Hablar de injusticia con una posesión siempre mayor al 60% no me parece justo, el Genoa planteó un partido que todos sabíamos y que es válido, bien organizado y rápido, sin arriesgar un centímetro. La Lazio lo intentó pero sin chispa ofensiva que o bien fue por méritos del rival o deméritos propios. Ahora toca levantarse y demostrar que fue solo un pinchazo ocasional, lo peor, que toca levantarse contra un rival muy duro (Napoli).