Blog de Actualidad

SERIE A TIM - JORNADA 8: JUVENTUS VS LAZIO (1-2)

La Lazio venció en el Juventus Stadium. No está usted leyendo una noticia de El Mundo Today, ni a éste redactor lo han soltado de Arkham, el manicomio de Gotham City. Los de Inzaghi se llevaron los tres puntos en un verdadero partidazo. Y con 2.000 fieles acompañándolo, que vuelven a Roma siendo los más felices del mundo. Apoteósico, emocionante, vibrante, tenso, cargado, polémico. Lo ha tenido todo. La Lazio no vencía a los Bianconeros en su estadio en jornada liguera desde el 15 de diciembre de 2002, en la 2002/2003, donde venció 1-2 con doblete de Fiore. 15 años después vuelve a ganar con otro doblete, ésta vez de "el de siempre". Porque esta Lazio es un sistema solar que gira entorno a su estrella principal. Y que éste sistema funcione no tiene otro nombre que Simone Inzaghi, un hombre que hace 15 años también era un Laziale, pero en el césped. Además, para más carga heróica, la Juventus no perdía en el Juventus Stadium desde el 23 de agosto de 2015 (41 partidos), cuando el Udinese venció 0-1 con un gol de Thereau.

Simone Inzaghi dispuso de un ordenadísimo 3-5-1-1 en el que el movimiento pendular de Milinkovic-Savic era la pieza clave para apoyar el talento de Luis Alberto en la media punta y los goles de "el de siempre" en el ataque, frente a unos Bianconeros con Dybala en el banco. Desde el principio, el partido se puso tal y como lo quería la Juventus, con dominio y buscando las ocasiones. La más clara sería el adelanto en el marcador para los locales en el minuto 23. Centro de Asomoah al area desde la izquierda, Khedira dispara, Strakosha rechaza y, en el balón suelto, Douglas Costa pone el 1-0 en el marcador bajo polémica de fuera de juego. Mazzoleni tira del polémico VAR para resolver dudas y concede el gol. Efectivamente, Douglas Costa no está en fuera de juego, pues Bastos está mas adelantado, a pesar de estar muy lejos de la jugada. La Lazio no se amedrentó y fue fiel a su juego, pero la Juventus seguía teniendo las ocasiones. En el 35', un gran disparo de Khedira escorado a la derecha era rechazado por Strakosha a córner y, un minuto después, el albano se metió en problemas con Higuaín al confiarse en una cesión de Leiva. El golpeo del portero era rechazado por Higuaín y el balón, milagrósamente, golpeaba en el palo alto y caía fuera de la línea de gol, volviendo a atajar Strakosha. Chiellini arruinó los intentos del empate en los minutos finales del primer tiempo.

Ciro Immobile celebra su doblete ante un rival directo. Photo: sslazio.it

Tras el descanso, con un minuto y medio de juego, una jugada colectiva maravillosa de la Lazio hacía el empate. Luis Alberto cede un pase exquisito a Immobile al borde del area y éste pone el balón escorado al palo izquierdo de Buffon. Pocos minutos después, en el 51', con los visitantes despistados en defensa y emborrachados de empate, la Juventus tuvo el 2-1 en una jugada clamorosa que dejó a Higuaín solo ante Strakosha, que escupía el balón con el pie en una parada de balonmano total. Prácticamente un minuto después, Milinkovic Savic sirve un balón al hueco sobre Immobile, que cae ante la salida de un Buffon que recibe amarilla. La repetición, siendo honorables a la verdad, muestran más la intención del napolitano en buscar el contacto con los guantes de la leyenda Bianconera. Pese a ello, Mazzoleni no duda en señalar los 11 metros. El de Siempre, con mayúsculas, pone el balón al palo izquierdo y Buffon se tira hacia el otro lado. La bolsa aumenta; Ya son 15 goles entre todas las competiciones, seis de ellos en los últimos cuatro partidos consecutivos. 11 solamente en ocho jornadas de Serie A. Los de Inzaghi le dieron la vuelta al marcador en seis minutos y Chiellini y Barzagli, impecables en el primer tiempo, haciendo aguas en el primer cuarto de hora del segundo.

Las cosas pues cambiaron drásticamente, tornándose el juego en un constante ida y vuelta de los dos equipos al estilo Premier League. El partido se volvió vibrante y tenso. Allegri tomaba medidas metiendo a Bernardeschi por Costa en el 55' y, diez minutos después, a Dybala por Khedira, contando con el miedo que supondría a la Lazio su bestia negra en la Supercoppa. Los espacios se abrieron y el partido se rompió totalmente. En el 68', un contragolpe de Milinkovic es bien atajado por Buffon, antes de la racha de cambios a lo largo de los últimos 20 minutos de juego; Inzaghi retiró a Luis Alberto, Immobile y Lulic por Nani, Caicedo y Patric, respectivamente. Por Allegri, el último que le quedaba: Lichtsteiner por Sturaro. Se añadieron cuatro en un vibrante ida y vuelta de los dos equipos; la Juventus buscando a la desesperada un gol y la Lazio sufriendo y aguantando como condenados.

En el minuto 91, un control y disparo espectacular de Dybala cerca del area se estrellaba en el poste izquierdo de Strakosha y dos minutos despues, Caicedo tuvo la sentencia solo ante Buffon. Con el tiempo sobradamente cumplido, es el minuto 96' cuando Bernardeschi recoge un balón muerto en el area y Patric lo arrolla estrepitosamente con las dos piernas por delante. Mazzeloni, pese a ello, vuelve a tirar del VAR y señala penalti ante las discusiones, protestas visitantes y la alegría contenida de los locales. Pero Strakosha le adivina el disparo a Dybala tirándose hacia la derecha, justo en el momento en el que Mazzeloni señala el final y la Lazio poco más que se ve con la sensación de meterse en una final de Champions, celebrando con a su afición y entregándoles sus camisetas. En Italia se habla ya de que no se veía un segundo tiempo así en la Serie A desde hacía años.

Esta victoria marcará un antes y un después en la temporada del equipo. Venciendo así y contra quien ha sido, la Lazio tiene el permiso de soñar con cualquier cosa. Los de Inzaghi tienen cuatro días para disfrutar de su victoria, pues el jueves vuelve la Europa League con la visita al Niza (19:00 horas), antes de recibir el domingo la visita del Cagliari (20:45 horas). Un partido que, recordemos, será con la Curva Nord a puerta cerrada tras los insultos racistas ante el Sassuolo.