Blog de Actualidad

Final SuperCoppa Italia: JUVE VS LAZIO (2-3)

No se puede ser de la Lazio sin saber de antemano que el sufrimiento que conlleva no se paga con dinero. Anoche se volvió a demostrar. La Lazio se adjudicó su cuarta Supercoppa de Italia de la historia (1998, 2000 y 2009, las anteriores) al vencer a la Juventus de Allegrí, equipo al que no vencía en partido oficial desde 2013, precísamente en un partido clavado a los hechos que ocurrieron anoche.

El ambiente previo en el equipo ha sido enrarecido por la no inclusión de Keita Balde en la convocatoria de Simone Inzaghi, oficialmente debido a un problema muscular. Los motivos parecían claros para la hinchada, que respondió con pintadas aparecidas en la mañana de ayer domingo en Formello en contra del senegalés. Felipe Anderson fue convocado pese a ser duda de última hora, pero Radu acabó siendo titular. Estas dos eran las dos únicas dudas de Inzaghi por lesión.

Celebración del tanto de Ciro Immobile con Radu y Luis Alberto. Photo: sslazio.it

La Lazio, sobre el papel, parecía un equipo mucho más débil que hace tres meses en la final de Coppa, con Leiva, pero sin el impacto de Biglia, sin Keita Balde y con Felipe Anderson lesionado, pero dominó las emociones ofensivas de la Juventus en el primer tiempo. Los Celestes no crearon excesivo peligro, pero obligaron a la Juventus a realizar uno de los peores primeros tiempos de los Bianconeros en los tres años de Allegri en Turín, sobre todo en defensa. En el minuto 32, Immobile transformó un claro penalti debido a una jugada previa en la que Buffon recibió amarilla por arrollarlo. Con un sorprendente 0-1 se iban los dos equipos al descanso.

En el segundo tiempo, la Lazio parecía encarrilar la final con un cabezazo de Immobile a centro de Parolo en el minuto 54'. Lucas Leiva demostró que su partido en Málaga no fue una inspiración divina, volviéndo a realizar un gran partido, a pesar de su lesión a diez minutos del final, sustituido por Murgia. Bendito cambio. Hay recambio para Biglia, pues. Con la afición Laziale cantando el himno de la Societá y viéndose campeona, Dybala recortó distancias en el minuto 85' con un disparo impecable a balón parado, y empató el encuentro en el 90' en un dudoso pisotón en el área de Masuic sobre Alex Sandro, que el argentino no perdonaría desde los 11 metros. Se añadían cuatro y el partido se iba a la prórroga, pero Lukaku, dos minutos después, agarró un balón en banda izquierda, penetró en el área y puso el balón al corazón de la misma donde esperaba Murgia para empujar el balón a las redes. El niño de Inzaghi, en quien él mismo había confiado en los minutos finales, llevaba la locura a la Curva Nord, que se venía abajo pasando de la depresión al éxtasis inesperado con el resultado final, 2-3.

Las emociones recordaron mucho a la vuelta de las Semifinales de Coppa de 2013, donde Vidal empató el partido para los Bianconeri en el minuto 91, pero Floccari puso el 2-1 final dos minutos después (resultado que lo llevó a la final y, ergo, al título), igual que ayer. Éste partido fue precísamente la última victoria de la Lazio en partido oficial sobre la Juventus. Lo que es el fútbol. La Lazio, pues, comienza una ilusionante campaña siendo supercampeona de Italia. Primer título de Inzaghi en su tercera temporada como entrenador de la Societá, por cierto.